16/6/2009

El mundo de la agro-tecnología se dio cita en Israel

LA TECNOLOGÍA DE MAÑANA, HOY
El encuentro, definido en su slogan que nos sirve de título, ha sido un muestrario de la más alta tecnología aplicada al agro. Hacia allí apunta la agricultura de un país muy pequeño en superficie, que se ha convertido en proveedor de know-how destinado al campo.
Más de 7.000 visitantes extranjeros de 115 países, se dieron cita en la 17° versión de Agritech, la muestra internacional de la más avanzada tecnología en agro-ecología, maquinaria, biotecnología, floricultura, invernaderos, aves de corral, I+D, transferencia de tecnología, acuacultura, químicos y fertilizantes, granjas, riego y manejo de aguas, agricultura orgánica, protección de plantaciones, agricultura de precisión, desarrollo rural, tratamiento pos-cosecha, semillas, floricultura, software & hardware, veterinaria y el extraño rubro “pequeños rumiantes”.
El constante avance está promovido por la estrecha colaboración entre investigadores, agentes de mercadeo, productores y el Estado. Una conjunción de los sectores público y privado que, lejos del enfrentamiento, planifican conjuntamente desarrollo, distribución y negocios.
Una variedad importante de desarrollos, aplicables en Sudamérica y que han sido de los más destacados de la reciente Agritech, merecen ser mencionados.
Laboratorio Móvil
Shelef Agricultural Laboratory, especializada en el análisis y diagnóstico de las plantas y el suelo, ha desarrollado el laboratorio móvil para ayudar a los grandes agricultores en la práctica de lo que se conoce como "agricultura de precisión." Se trata de regular la cantidad correcta de fertilizantes y proteger los cultivos contra las enfermedades y las plagas.
La creciente demanda de alternativas a pesticidas y fertilizantes químicos, el número de inspecciones y exámenes que es preciso llevar a cabo sistemáticamente, sobre todo en países donde existen grandes distancias entre los campos y laboratorios y torna más complejo el proceso de análisis, son algunos de los problemas que este sistema soluciona.
Análisis foliar y de suelo ‘in situ’, permite a los agricultores determinar la cantidad exacta de fertilizantes necesarios para los cultivos evitando el exceso de fertilización, la consiguiente contaminación del agua y ayuda a conservar el agua utilizada para el riego. Permite, asimismo, la detección y análisis temprano de enfermedades y plagas.
Su costo oscila entre $us 200.000 a $us 350.000, dependiendo de los accesorios requeridos, aunque el retorno de inversión, aseguran, es bastante inmediato, (sólo con el ahorro de los fertilizantes y el aumento de los rendimientos), sin mencionar su explotación adicional por venta de servicios y consultoría.
Invernadero computarizado
El cultivo bajo cobertura se justifica cuando el beneficio económico es significativamente mayor al de campo abierto.
Sin embargo, la calidad del cultivo en invernadero es superior al de campo abierto, pues la cobertura lo protege de la excesiva radiación y le provee protección contra el polvo y el viento. Los rendimientos, que suelen duplicar y triplicar los rendimientos de campo abierto, lo convierten en opción válida para campos chicos o climas muy cambiantes. A guisa de ejemplo, el tomate alcanza un rendimiento de 200 T/Ha., aunque en Israel y Holanda, lo normal es de 300 a 400 T/Ha.
El desarrollo de hardware y software, que permiten el control automático y coordinado de riego, fertilización y climatización, ha sido una de las propuestas más atractivas.
Se ha exhibido, asimismo, un cobertor con bloqueador UV (aptos para cualquier región, condición climática y cultivo) denominado “anti-vector” (anti-virus), que tiene la capacidad de filtrar toda la radiación UV, a la vez que interviene en el comportamiento de las plagas, anulando su capacidad visual, lo que reduce significativamente, su incidencia.
Científicos israelíes comprobaron que los insectos se orientan utilizando, de cierta manera, la radiación UV. Las plagas evitan acercarse a los invernaderos con protectores “anti-vector” y si ingresan, su actividad es prácticamente nula.
Varios tipos de “películas” han sido exhibidos en este cobertor:
IR: son películas que contienen el aditivo bloqueador de la radiación infrarroja. Reflejan la radiación de onda larga que es emitida durante la noche por el suelo y las plantas, manteniendo así el calor. Son muy aptas para usar en zonas frías, donde se requiere aumentar la T° durante la noche, permitiendo un importante ahorro de energía.
DIFUSO: logran una difusión del 60% de la radicación solar, permitiendo a los rayos solares penetrar hasta las partes más bajas de la planta, obteniéndose una mayor producción.
ANTI-FOG: contienen un aditivo llamado “anti-drip”, que reduce, durante la noche, la tensión superficial de cada gota al condensarla en forma achatada -en vez de redonda- evitando las enfermedades sobre el follaje que provoca el goteo sobre el cultivo, al resbalar hacia los laterales de la nave y drenar hacia afuera. Su mayor transparencia favorece la penetración de la luz.
ANTI-DUST: disponen, en su parte superior, de una carga eléctrica baja y así no atrae el polvo que impide una buena penetración solar. El polvo suele producir hasta un 50% de sombra.
COLOREADO: filtra la parte azul del espectro, limitando el desarrollo de hongos dañinos.
Es posible solicitar a la industria, la combinación de algunas o de todas estas propiedades mencionadas, en una sola película. Esta tecnología recibe el nombre de “extrusión en capas” y utiliza una maquinaria que puede inyectar los diferentes productos en una sola película.